El internet de las cosas

Hemos generalizado el término el internet de las cosas y deriva del concepto internet of things, IoT.

Por ello «interconectividad» es la clave de este asunto.

El concepto fue propuesto en el año 1.999 por Kevin Ashton.

En el Auto-ID centre del MIT Instituto Tecnológico de Massachusetts,

donde se realizaban investigaciones en el campo de la identificación por radiofrecuencia (RFID) y tecnología de sensores.

Este concepto de el internet de las cosas, hace referencia a la conexión de todos los objetos que nos rodean en internet,

teniendo en cuenta que aproximadamente nos rodean de 1.000 a 5.000 objetos

y según la empresa Gartner en el año 2021 habrá en el mundo aproximadamente 46 millones de dispositivos conectados a un sistema de conexión.

El número de objetos conectados a el internet de las cosas:

Además es cada vez mayor este número de objetos, de hecho desde el año 2010 con la explosión del mercado que supusieron los smartphones, el número de objetos conectados a internet es mayor que el número de personas.

El internet de las cosas por ahora:

El internet de las cosas está compuesta por gran cantidad de redes distintas y específicas de cada red, cuando estas redes comiencen a conectar todas entre sí, será aún más potente.

Permitirá que nuestros dispositivos sean capaces de identificar y gestionar todos los objetos con los que interaccionamos.

Por ejemplo, en un edificio se produce una avería, la propia instalación será capaz de comunicarse con la empresa de mantenimiento y avisar de la incidencia sin la intermediación de ninguna persona.

Como podemos ver:

Uno de los grandes beneficios es el campo de comercio electrónico,

las compañías tienen que estar muy atentas y adaptarse rápidamente a los cambios en la manera de comprar,

es mucho más probable que el usuario adquiera un producto si se le ofrece cuando es necesario.

La recopilación de datos del usuario también permite además ofrecer una experiencia de compra personalizada según sus gustos y necesidades.

Internet de las cosas no funcionaría de no existir las aplicaciones basadas en las nubes,

que es el lugar desde donde se transmiten los datos recogidos.

En este aspecto se está empezando hacer en las compras on-line pero probablemente se trasladará a las compras en un establecimiento físico.

De este modo las tiendas físicas como on-line de el internet de las cosas

les permitirá etiquetar de forma electrónica todos sus productos en stock,

teniendo un stock en tiempo real, realizando pedidos a la empresa suministradora cuando empiecen a escasear las existencias.

 

 

Hola! Click aquí para conectar con nuestros departamentos

Habla con nosotros