Progreso de lectura:

Pistola de pintura

pistola de pintura

Eme

1 abril, 2022

Cómo usar una pistola de pintura conectada a un compresor de aire

Pintar cualquier tipo de habitación o edificio puede ser un proceso difícil si solo se usan rodillos de pintura. No se puede cubrir mucho espacio solo con los rodillos y además pueden dejar marcas en las paredes.

El uso de un compresor de aire y una pistola de pintura puede ayudarte a cubrir más espacio a la vez y también puede ayudarte a conseguir una capa uniforme de pintura en su superficie.

Sigue los consejos que presentamos a continuación para usar una pistola de pintura conectada a un compresor de aire para lograr un trabajo de pintura profesional perfecto.

Preparación para pintar

Antes de comenzar con el trabajo de pintura, debes organizar algunas cosas.

Primero, elige el tipo correcto de pintura y diluyente de pintura. Muchas pistolas de pintura funcionan mejor con pinturas a base de aceite, pero también puedes usar pinturas de látex y acrílicas.

Igualmente selecciona un buen diluyente de pintura. Mezclar la pintura con el diluyente correcto permitirá que salga más pintura de la pistola y, en última instancia, ayudará a que al final el trabajo se vea impecable.

Tapa todas las superficies adyacentes y las áreas que no deseas estropear con pintura. También debes cubrir todos los muebles, suelos y cualquier otro material que no quieras que la pintura estropee con telas protectoras o plásticos.

Asimismo asegúrate de tener una superficie plana y segura sobre la cual colocar la pintura para evitar que se vierta. Siempre usa una mascarilla, gafas de seguridad y guantes para protegerte de humos y partículas nocivas.

A continuación, deberás lijar la superficie de pintura para eliminar las áreas irregulares. También tendrás que usar un paño pegajoso para eliminar los restos de lijado de la superficie que vas a pintar.

Elegir las herramientas de pintura adecuadas

Una vez que el área de trabajo esté preparada, estarás listo para comenzar a pintar con un compresor de aire y una pistola de pintura.

Vas a tener muchas opciones con las pistolas de pintura, así que asegúrate de elegir la forma más adecuada para ti y para el trabajo que  vas a llevar a cabo.

Una opción es la pistola de sifón

Esta pistola tiene un contenedor que cuelga debajo del cuerpo de la pistola. Muchas personas piensan en este tipo de pistolas cuando imaginan pistolas de pintura en aerosol.

Sin embargo, las pistolas de sifón no son tan eficientes como crees.

Requieren una mayor presión de aire y no cubren un área grande cuando se usan y tendrás que pasar más tiempo pintando. Sin embargo, si el área que vas a pintar es pequeña, una pistola de sifón puede ser una buena opción para ti.

La pistola de gravedad

Es similar a la pistola de sifón porque también almacena la pintura en un recipiente, pero el recipiente de la pistola de gravedad está sujeta en la parte superior del cuerpo de la pistola en lugar de en la parte inferior.

Esta pistola requiere menos presión de aire porque la pintura fluye hacia el cuerpo de la pistola por gravedad.

Descubrirás que esta herramienta funciona mejor en espacios pequeños y es más fácil de usar una vez que te acostumbras a su funcionamiento.

El único inconveniente es que necesitarás un soporte especial para rellenar el contenedor de pintura.

Otro tipo de pistola es una pistola de alimentación a presión

Esta pistola tiene una olla a presión que se conecta a la pistola a través de dos mangueras. Una manguera suministra aire para atomizar la pintura y la otra suministra la pintura a la pistola.

Dado que esta pistola tiene mangueras que pueden variar en longitud, generalmente es el tipo de pistola más eficiente para usar en trabajos de pintura.

Ahora a Empezar a Pintar…

Una vez que hayas seleccionado la pistola de pintura adecuada para el trabajo, estarás preparado para empezar a pintar.

Puedes conectar la pistola a la manguera de aire y activar el botón de bloqueo del gatillo presionándolo. Verifica que todas las mangueras estén conectadas a sus enchufes y conecte cualquier cable de alimentación a una tomacorriente.

Una vez que el equipo esté listo para comenzar ya puedes encender el aparato

Ajusta el PSI a la presión de aire correcta, luego prueba el flujo de pintura en una hoja de papel antes de comenzar con las paredes.

Puedes seguir ajustando cualquiera de las configuraciones de la pistola de pintura hasta que obtenga el flujo y la presión correctos para  trabajar.

Mientras rocías, confirma que sostienes la pistola a una distancia de entre 15,24 y 25,4 centímetros de la superficie que estás pintando y desplaza la pistola con un movimiento de barrido suave para evitar que la pintura gotee.

Pintar puede parecer una molestia, pero cuando haces el trabajo con una pistola de pintura y un compresor de aire, el trabajo se vuelve mucho más fácil.

Cualquier trabajo de pintura que hagas puede resultar profesional e incluso más si sigues los consejos y pautas anteriores

Puedes ampliar la información en nuestro blog, con entradas como ésta, que nos habla sobre el mejor compresor de aire para limpieza. .o esta sobre cómo prolongar la vida a tu compresor con nuestro plan.

 

 

0 comentarios

Entrada anterior Entrada siguiente

Quizás también te interese leer…

0 comentarios