Progreso de lectura:

Sobrecalentamiento

Sobrecalentamiento

Eme

15 febrero, 2022

Sobrecalentamiento ¿Cómo evitar que el compresor se sobrecaliente?

Las fábricas y las industrias utilizan compresores de aire para tareas pesadas y que consumen mucho tiempo. La dependencia de los compresores para realizar tareas difíciles a menudo puede ejercer presión sobre el rendimiento del equipo.

Por lo general, los problemas de rendimiento a menudo se pueden atribuir al sobrecalentamiento del compresor de aire. Si este problema persiste, puede provocar fallas en el equipo, lo que interrumpirá las operaciones de su empresa.

Los compresores de aire se sobrecalientan debido a factores internos o externos; a veces, ambos. Durante el proceso, es normal que el equipo o la descarga de aire se calienten, pero deberían enfriarse rápidamente después de su uso.

Sin embargo, si el aire se vuelve demasiado caliente para utilizarlo, debes revisar el compresor de aire lo antes posible.

Causas por las que el compresor de aire se sobrecalienta

Identificar qué causa el sobrecalentamiento de un compresor de aire puede no ser una tarea fácil. Varias razones pueden afectar el rendimiento.

Comprender cuáles son estos puede ayudarte a solucionar rápidamente los problemas. Algunas de las causas más comunes de sobrecalentamiento incluyen:

Presión de succión baja:

La presión de succión baja generalmente da como resultado una relación de compresión alta.

Cuando la relación de compresión aumenta, significa que cierto volumen de aire y combustible en el cilindro se comprime en un espacio mucho más pequeño, creando temperaturas de descarga más altas.

Los siguientes problemas contribuyen a la baja succión:

– Componentes sueltos
– Dispositivos de medición defectuosos
– Refrigerante insuficiente
– Filtro obstruido
– Caída de presión

Para asegurarte de que el compresor de aire mantenga una succión alta, es importante que revises constantemente cualquier signo de estos problemas.

Alta presión de descarga

Una presión de descarga extremadamente alta es un indicador de que no hay suficiente refrigerante en el sistema. Sin una cantidad adecuada de refrigerante, no hay sustancia para enfriar su máquina, lo que provoca un sobrecalentamiento.

El exceso de presión de descarga puede provenir de uno o más de los siguientes:

– Bloqueo del aire del condensador
– Serpentines del condensador sucios
– Ventilador del condensador inconsistente
– Línea de descarga mal colocada

Presta atención a las partes de condensación para detectar signos de cualquier problema. Los problemas pueden pasar desapercibidos, incluso para los sistemas con monitoreo incorporado, hasta que comienzan a afectar otras partes del compresor de aire.

Temperatura ambiente alta

Los compresores de tornillo rotativo pueden funcionar de 100 a 110 grados Fahrenheit por encima de la temperatura ambiente. Si la temperatura de la habitación ya es de 100 grados, tu compresor de aire podría tener un gran problema.

Las áreas cálidas dificultan que la máquina se ajuste a los niveles deseados de frío. Además, la temperatura ambiente puede afectar los procesos internos del compresor de aire, lo que resulta en operaciones menos eficientes.

La humedad también puede acumularse y condensarse dentro de la máquina, lo que puede afectar negativamente las funciones del compresor.

Ventilación inadecuada

Otra cosa que debe comprobarse de inmediato es la cantidad de ventilación disponible para el compresor de aire.

Si no hay una ventilación adecuada, el compresor no podrá enfriarse solo. Comprueba si las rejillas de ventilación están bloqueadas o abarrotadas.

Evita colocar la máquina donde los orificios de ventilación queden contra una pared. No lo coloques cerca de ventanas y luz solar directa para mantener fresco el compresor de aire.

Edad del compresor

Los componentes del compresor de aire pueden desgastarse con el tiempo. La máquina se verá obligada a ejercer más energía para compensar la ineficiencia de estos componentes.

Es posible que un compresor de aire más antiguo no pueda satisfacer las demandas industriales.

Frecuencia de uso

Dado que los compresores de aire se usan comúnmente para tareas pesadas, el uso frecuente durante mucho tiempo puede afectar la capacidad de la máquina para funcionar a la temperatura deseada.

A menudo debes verificar su nivel de eficiencia y reemplazar las piezas cuando sea necesario.

Nivel y condición del aceite

Tanto el nivel como la calidad del aceite tienen papeles esenciales para garantizar que el compresor de aire mantenga una temperatura.

Si huele a aceite quemado, es una señal de que necesitas revisar su aceite. Además, si los compresores de aire se usan con frecuencia, deben monitorearse y cambiarse periódicamente.

Válvula térmica defectuosa

La válvula térmica se abre una vez que el aceite se calienta para permitir que el aceite del compresor fluya a través del enfriador o el radiador. Como resultado, una válvula térmica defectuosa puede contribuir directamente a los problemas de calentamiento.

Es esencial tener siempre a mano una válvula de repuesto en caso de que su máquina necesite un cambio. De esta manera, no tienes que esperar días antes de que llegue el nuevo.

Además, también puede comparar la nueva válvula con la preexistente para ver si es la fuente real del problema.

Tipo de compresor de aire

Diferentes tareas requieren diferentes compresores de aire. Si trabajas con maquinaria pesada las 24 horas del día utilizando un pequeño compresor de aire, corres el riesgo de sobrecargar el equipo.

Asimismo, es mejor conocer la edad de su compresor. Si ya tiene más de 20 años, entonces podría ser el momento de reemplazarlo.

A la hora de adquirir un compresor de aire para tu empresa, considera siempre su tamaño y capacidad en relación a las exigencias del momento.

Falta de mantenimiento

Tu compresor de aire debe someterse a revisiones periódicas. Si tu compresor no recibe el mantenimiento adecuado que necesita, la suciedad y el polvo pueden acumularse y bloquear los componentes interiores.

También puede pasar por alto el envejecimiento y las piezas rotas, lo que podría provocar un sobrecalentamiento.

Siempre revisa y limpia tu equipo. Programa una hora y una fecha para realizarlo de modo que no interrumpa el funcionamiento de tus instalaciones.

Contrata a un proveedor de servicios confiable y con licencia para que inspeccione su compresor de aire y realice los ajustes necesarios periódicamente.

También pueden brindarte consejos sobre cómo utilizar mejor la máquina para evitar complicaciones en el futuro.

Si estás buscando productos y servicios de compresores de aire de calidad, llámanos a través de nuestro número gratuito: 91.803.61.22.

Brindamos servicio de inspección y mantenimiento las 24 horas para garantizar que tu compresor de aire mantenga su temperatura óptima de trabajo.

Puedes ampliar la información en nuestro blog, con entradas como ésta, que nos habla sobre los beneficios de las auditorias de equipos de aire comprimido

 

 

 

 

 

0 comentarios

Entrada anterior Entrada siguiente

Quizás también te interese leer…

0 comentarios